La diferencia entre vegano y vegetariano es algo que aún se confunde en muchas ocasiones. A pesar de que cada vez encontramos más información e incluso marcas de alimentación y restaurantes que se adaptan a estas opciones, mucha gente usa estos términos de forma indistinta generando así mayor confusión.

Además entra en la ecuación un tercer término, más desconocido y difícil de usar: flexitariano.

Quizás no conoces este término, por eso en este post veremos cuál es la diferencia entre ser vegano, vegetariano y flexitariano además de su origen y otras peculiaridades.

¿Cuál es la diferencia entre ser vegano, vegetariano y flexitariano?

Para empezar a ahondar en el tema empezaremos por el término más usado y más conocido: el vegetarianismo.

¿Qué es el vegetarianismo?

Ser vegetariano es una opción alimentaria basada principalmente en el consumo de frutas, verduras y semillas excluyendo la carne y el pescado. Es decir, los vegetarianos no consumen carne animal aunque sí que consumirían algunos alimentos procedentes de animales como la leche (también en sus variantes queso o yogur) y huevos. 

Algunas personas eligen este tipo de dietas por preocupaciones ambientales o éticas, mientras que otras tienen objetivos específicos de salud o pérdida de peso vinculados a su elección.

Muchos creen que el vegetarianismo es una nueva moda, pero la realidad es que tiene sus orígenes en siglos anteriores. En 1847 concretamente, en Inglaterra, se estableció la primera sociedad vegetariana. Aún con esta trayectoria tan larga no es la dieta principal escogida por la población.

Se contabiliza que tan solo un 5% de la población mundial es vegetariana pero en España ese porcentaje no llega ni a la media. Muy al contrario hay países como Suiza, Israel o Taiwan donde se supera el 10% de población vegetariana. Y como referente encontramos a la India, el país más vegetariano del mundo con datos en torno al 31% de su población.

En la actualidad muchos famosos: actores, escritores e incluso futbolistas se declaran vegetarianos, pero lo sorprendente es que consta que a nivel histórico muchos de los grandes pensadores de la sociedad también se declararon en contra del consumo de carne animal, entre ellos: Einstein, Pitágoras o Da Vinci.

Ahora profundicemos un poco en la diferencia entre ser vegano, vegetariano.

Y ¿Qué es el veganismo?

El veganismo es un término que va más ligado a un estilo de vida, además de ser una opción de alimentación. 

El veganismo rechaza toda figura de autoridad ya que consideran que el ser humano no está por encima de ninguna otra especie animal. Si todos somos iguales el respeto que nos debemos hace que los que viven bajo este lema rechacen cualquier producto animal, ya sea un alimento, una prenda de vestir o un calzado. 

Esto quiere decir que la dieta vegana no incluye ningún producto de procedencia animal: obviamente carne, ni pescado, pero tampoco leche, mantequilla, queso, ni ningún otro lácteo, tampoco huevos, ni miel. 

Los veganos tampoco utilizan materiales de procedencia animal, como lana, seda o cuero. Y por supuesto, no son partidarios de los objetos decorativos derivados de animales, como alfombras, cuernos, etc.

También rechazan cualquier producto que implique la explotación animal para su elaboración como productos cosméticos, de belleza, de limpieza o farmacéuticos y por supuesto experimentos o ensayos sobre animales.

Además el movimiento vegano está en contra de zoológicos y circos o espectáculos con animales como corridas de toros o carreras de caballos, así como de las granjas y criaderos de animales.

Por todo esto decimos que el veganismo es una postura ética y un estilo de vida que no solo está enfocado a la alimentación.

Así como el término vegetariano tiene mucha historia no fue hasta mediados del siglo XX cuando empezó a hablarse del término vegano que surgió ante la necesidad de hacer una distinción entre vegano y vegetariano.

¿Qué es y qué come un flexitariano?

El término “flexitariano” es un neologismo, es decir un término nuevo que ni siquiera está reconocido por la RAE. Surge a partir de la combinación de dos palabras: vegetarianismo y flexible y fue acuñado en primer lugar por el nutricionista Dawn Jackson Blatner a principios de los 90. 

Responde a la necesidad de denominar una forma de alimentación en la que se identifican un creciente número de personas interesadas en adoptar una dieta vegetariana o vegana pero sin renunciar definitivamente a las carnes y los pescados. Ya sea por motivos nutricionales o por la dificultad de mantener la dieta sin carne al 100% los flexitarianos oscilan entre dos mundos, alimentariamente hablando.

Por tanto la dieta flexitariana incluye productos de origen animal como los lácteos, los huevos o la miel, habituales en cualquier dieta vegetariana (ovolacteovegetariana, para ser más exactos) aunque en su mayoría consumen alimentos de origen vegetal.

Los flexitarianos dejan el pescado, marisco, pollo y otros tipos de carnes como consumo ocasional, por ejemplo en encuentros sociales o por motivos de comodidad y disponibilidad.

La principal motivación de las personas que deciden adoptar una dieta flexitariana es la salud y no la ética como ocurre en el caso del veganismo o vegetarianismo, he aquí la mayor de la diferencias. Aunque su opción de dieta no deja de contribuir también a un mundo con menor explotación animal y sobre todo con mayor conciencia.

En Sanygran somos conscientes de que el flexitarianismo en una opción en gran crecimiento actual y por eso creamos Fleximeat, la línea Flexi de Sanygran que une en perfecta armonía las proteínas vegetales con la proteína animal para ofrecer productos exquisitos y con conciencia. 

Trabajamos en esta línea porque somos conscientes de la importancia de cuidarnos y cuidar de crear un impacto positivo. 

Descubre más sobre la línea Fleximeat, aquí.